La provincia de Valladolid presenta muy poca superficie forestal, apenas el 18% de la superficie rústica de la provincia frente al casi 80% que representan los cultivos.

El paradigma lo encontramos en Tierra de Pinares donde se concentra la mayor superficie forestal caracterizada por una excesiva parcelación lo que implica que “el pequeño propietario” sea la figura más común en nuestra provincia con una superficie media por parcela en terrenos forestales de 1,36 ha, lo que permite hacernos una idea de la elevada fragmentación de la propiedad y la dificultad de gestión que lleva asociada.

Este hecho está originando una situación de abandono tal que, en muchos de los casos, ni los propios dueños son capaces de reconocer sus pinares, además de las desventajas que conlleva tal estado de abandono: elevado riesgo de incendios, pérdida de la rentabilidad que ofrece el monte, foco de enfermedades y plagas forestales…

La Asociación Forestal de Valladolid, representantes de la propiedad forestal privada de la provincia, está desarrollando un proyecto en el que se pretende definir modelos asociativos de gestión sostenible en los montes mediterráneos privados a escala comarcal.

Una gestión conjunta de masas muy fragmentadas supondría una revalorización de las funciones ecológica, económica y social del monte al reducirse los costes de explotación ya que se mejorarían sus aprovechamientos forestales aumentando por tanto la rentabilidad y la productividad sostenible del monte.

El objetivo es orientar a los propietarios sobre las ventajas que supondría la gestión sostenible de nuestros montes de forma conjunta salvaguardando los derechos de todos los propietarios, ya que el propietario no pierde la propiedad de sus terrenos, sino que únicamente cede su gestión a una sociedad, constituida por propietarios como usted, y donde la Asociación Forestal de Valladolid tomaría la figura de apoyo técnico.